¿CÓMO HABLA EL ESPÍRITU SANTO? ¿CÓMO RECONOCER LA VOZ DE DIOS?

Sin título¿CÓMO HABLA EL ESPÍRITU SANTO? ¿CÓMO RECONOCER LA VOZ DE DIOS?

Introducción: “Ni siquiera hemos oído si hay Espíritu Santo” le dijeron ciertos discípulos a Pablo en Éfeso. Es una situación que guarda mucha relación con la realidad de la iglesia hoy día. ¿Qué tanto conocemos al Espíritu Santo? ¿Tenemos una verdadera amistad con él? ¿Cuáles son y cómo funcionan los dones del Espíritu Santo? ¿Esas manifestaciones del Espíritu están diseñadas para todos los hijos de Dios? ¿Qué es la unción y cómo usarla correctamente? ¿Qué es la profecía y como examinarla correctamente? Es necesario desarrollar una mayor intimidad con el Espíritu Santo… 

La realidad del Espíritu Santo y su profundo deseo de comunicarse con el cristiano es una verdad que debe conocer todo hijo de Dios. Distinguir la voz y dirección del Espíritu es esencial para alcanzar los planes del Señor en la tierra. Por eso también dice la Escritura: “¿O pensáis que la Escritura dice en vano: El Espíritu que él ha hecho morar en nosotros nos anhela celosamente?”

Ésta verdad debe despertar en nuestros corazones un mayor deseo por conocer a Dios, sus secretos, su naturaleza y poder, y guiados por el Espíritu Santo caminar en una nueva vida espiritual. Los cielos hacen un llamado a tu corazón para caminar con Dios en otro nivel del espíritu y ser un instrumento de bendición para muchos.

Es muy interesante recordar aquí que cuando Noé vio que las aguas se retiraban de la faz de la tierra envió una paloma la cual volvió al arca porque no encontró donde reposar. Luego volvió a enviarla y trajo una rama de olivo en su pico, y por tercera vez la envió y no volvió más. La paloma es símbolo del Espíritu Santo y las aguas representan el juicio de Dios sobre la tierra.

El Espíritu vino sobre Jesús en su bautismo en forma de paloma porque halló donde reposar, y luego por la obra de Jesús en la cruz fue derramado sobre los ciento veinte que se habían arrepentido. Hoy día el Espíritu Santo sigue derramándose sobre todo aquel que cree que Jesucristo es el Señor y Salvador. Somos templo o morada del Espíritu de Dios y por eso es fundamental conocer todo lo que nos sea posible acerca de Aquel que vive en nosotros.

Dios no cambia y por eso lo que el Espíritu Santo hizo ayer, quiere seguir haciéndolo hoy. Él quiere derramar de su poder sobre los hijos de Dios y conducir la iglesia hacia los diseños y planes del Señor. El Espíritu de Dios sigue hablando hoy, conoceremos su voz y dirección en la íntima amistad o comunión con él.

El libro “EL LENGUAJE DEL ESPÍRITU SANTO” está compuesto por temas tan importantes como: Los dones del Espíritu Santo, la unción, la profecía, la revelación de sus nombres y símbolos, el bautismo en el Espíritu y por qué las lenguas, el carácter y la unción, el Espíritu Santo en la vida y ministerio de Jesús, entre otros. Acabamos de publicarlo en Amazon, puedes verlo aquí en: EL LENGUAJE DEL ESPÍRITU SANTO.

¿Cómo reconocer la voz de Dios?

El Señor ha querido siempre guiar a sus hijos, lamentablemente éstos terminan tomando sus propias decisiones y siguiendo su propio sendero. Esto lo vemos desde el comienzo de la humanidad, cuando Adán a pesar de conocer la voluntad de Dios hizo según su propio corazón. Ahora Dios ha enviado su Santo Espíritu para hablarnos y guiarnos. La pregunta es ¿Cómo reconocer la voz o dirección del Espíritu Santo? Veamos:

Por su diseño el ser humano puede percibir tres voces: La voz de Dios. La voz del diablo y su propia voz (la voz humana).

¿Cómo reconocer o discernir la voz divina?     

a)Mediante las Sagradas Escrituras (Salmo 119:105).  

“Lámpara es a mis pies tu palabra, y lumbrera a mi camino.”

Las lámparas de los hebreos en aquel tiempo eran construidas en diferentes materiales desde el barro hasta el mismo oro, pero todas estas funcionaban con el mismo combustible: aceite de olivas.

Cómo es lógico la lámpara no se requiere de día, pues todo es claro y fácilmente se identifica. Cuando aparece la noche (figura de tinieblas) usamos entonces la lámpara. La Palabra de Dios es lámpara e ilumina nuestro camino, cuando aparecen las tinieblas es necesario iluminar el camino para seguir, las tinieblas (espirituales) son despejadas mediante la luz de la lámpara, esto es la Palabra de Dios equipada con aceite de olivas (es decir el poder del Espíritu Santo).

b)Es confirmada a través de la paz del Señor (1 Cor. 14:33, Col. 3:15).

“pues Dios no es Dios de confusión, sino de paz”

“Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones”

Dios confirma su buena voluntad impartiendo a nuestro corazón su paz, aquella que sobrepasa todo entendimiento, esa paz interior nos asegura que estamos avanzando hacia la voluntad del Señor. Por eso no es bueno tomar decisiones en momentos de afán o ansiedad, más bien debemos procurar la calma en el corazón y permitir que “la paz de Dios gobierne nuestros corazones”.

SUSCRÍBETE GRATIS y recibe los devocionales en tu e-mail, HAZ CLICK AQUÍ  

c)No te apresures (Prov. 25:8; 21:5).

“No entres apresuradamente en pleito, no sea que no sepas qué hacer al fin, después que tu prójimo te haya avergonzado”

“Los pensamientos del diligente ciertamente tienden a la abundancia; mas todo el que se apresura alocadamente, de cierto va a la pobreza”

Jesús mismo nos lo enseña: “No os afanéis”. La ansiedad y el afán pueden llevarnos a tomar malas decisiones y afectar no sólo nuestra vida sino la de nuestra familia, y provocar graves daños para nuestro futuro. No debemos tampoco ser pasivos en extremo sino prudentes y caminar en los tiempos de Dios.

d)Déjate guiar por el amor del Señor (1 Cor. 13:13 y 14:1).

“Y ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor, estos tres; pero el mayor de ellos es el amor” “Seguid el amor”.

Esto nos permite concluir que nuestras decisiones no deben ser impulsadas o motivadas por la ira, el enojo, el resentimiento, los deseos de venganza, o por la soberbia.

e)El testimonio del Espíritu Santo en nuestro corazón es fundamental (Romanos 8:14, 16).

“Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios” “El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios”.

El testimonio del Espíritu Santo es aquella voz interior o “pequeños toques” en nuestro corazón mediante los cuales el Espíritu nos dice que hacer o nos advierte de los peligros y enemigos. A través del testimonio interior Dios nos dice sí o no y de ésta manera podemos comprobar cuál es Su buena voluntad, agradable y perfecta.

 Nuestra composición:

Dios creó al hombre a su imagen y semejanza (Génesis 1:26-27) “Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra. Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.”

Nuestro Dios es Espíritu, y precisamente por esto el ser humano es un espíritu con cuerpo, más que un cuerpo con espíritu. Entonces el ser humano ha sido diseñado por Dios para ser más espiritual que físico o sensual (guiado por los sentidos). Por eso la Escritura nos dice: “porque por fe andamos, y no por vista”. También por eso vemos que Adán tenía plena comunión con Dios y Su presencia se paseaba por el huerto al aire del día (Génesis 3:8).

El ser humano es un criatura tripartita, y cada una de sus partes tiene la facultad de la comunicación (1 Tesalonicenses 5:23) “Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo”.

Dios es trino: Padre, Hijo y Espíritu Santo, por eso el hombre creado a su imagen y semejanza está compuesto también por tres partes y cada una de ellas ha sido equipada por el Señor para comunicarse:

1) La voz del espíritu es la conciencia,

2) La voz del alma es el razonamiento,

3) La voz del cuerpo está en los sentidos.

El cuerpo está compuesto básicamente por: Nueve sistemas (muscular, óseo, respiratorio, digestivo, excretor…). Sus elementos constitutivos son: hidrógeno, oxígeno, carbono, nitrógeno, calcio, fósforo, cloro, potasio, hierro, silicio, azufre, magnesio, otros.

Es muy interesante tener en cuenta que estos componentes o materiales se encuentran en la tierra, y debe ser así ya que: “el hombre fue hecho del polvo de la tierra”. Entonces el ser humano por diseño tiene la capacidad de comunicarse con la tierra, esto era necesario pues le fue entregada para administrarla.

Su comunicación con el exterior se da a través de los sentidos.

El alma está compuesta por la mente, las emociones y la voluntad. El alma es el asiento de nuestros afectos y decisiones. Por eso la Biblia nos anima a rendir nuestra alma a Dios completamente: Una mente renovada por la palabra de Dios, unas emociones gobernadas por la madurez del espíritu y una voluntad sometida al señorío de Cristo.

El espíritu humano realiza en esencia tres funciones:

a) La intuición: esto es recibir el conocimiento claro e instantáneo, sin participación del razonamiento, que llega al espíritu humano por el Espíritu Santo. 1 Cor. 2:9–12.

b) La comunión: es la facultad del espíritu nacido de nuevo para comunicarse con Dios, es allí donde puedes hablarle y escuchar su voz. Es más que comunicación, esto es intimidad con el Señor. Juan 4:23-24, Mateo 26:41.

c) La conciencia: esta es la facultad del espíritu para corregir y reprender la desobediencia en nuestro corazón. Entonces la conciencia es el espacio donde el Señor expresa su santidad; es donde el Espíritu Santo deja escuchar su voz corrigiendo al hijo de Dios. Romanos 9:1, 2 Corintios 1:12.

Reflexión final: Según Juan 14:26 y 16:12-15, el Espíritu de Dios quiere y tiene muchísimas cosas que enseñarnos. Debemos crecer en la comunión con Él, y por su gran amor, quiere guiarnos en victoria y hacia sus bendiciones.

Autor: Pastor Gonzalo Sanabria. Escrito para ESTUDIOS Y SERMONES.  Autorizado para publicarse en Web Recursos Cristianos  

Te invitamos a leer: “LA RESTAURACIÓN DE JUAN MARCOS EL EVANGELISTA”.  

SUSCRÍBETE GRATIS y recibe los devocionales en tu e-mail, sólo HAZ CLICK AQUÍ  

 

Esta entrada fue publicada en categoria. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ¿CÓMO HABLA EL ESPÍRITU SANTO? ¿CÓMO RECONOCER LA VOZ DE DIOS?

  1. Que Dios siga vendiciendo su ministerio ya que lo personal con la ayuda delEspritu santo y sus ensenansas puedo entender mas a fondo la palabra de Dios y me gozo estudiandola le pido sus oraciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s