LA COMUNIÓN CON DIOS

2Si usted sale a su jardín y arroja al suelo un poco de aserrín, los pájaros no se fijarán en él; pero sí en cambio arroja migas de pan, en seguida verá cómo los pajaritos bajan de los árboles para tomarlas. El que es realmente hijo de Dios conoce bien la diferencia, por así decirlo, entre el aserrín y el pan. Muchos que se dicen cristianos están comiendo del aserrín del mundo, en lugar de ser alimentados por el Pan que desciende del cielo. Lo único que puede satisfacer los anhelos del alma es la Palabra del Dios viviente (D.L. Moody). Es fundamental caminar en una vida de comunión con Dios y con la Palabra…

En aquellos días, como creciera el número de los discípulos, hubo murmuración de los griegos contra los hebreos… Entonces los doce convocaron a la multitud de los discípulos, y dijeron: No es justo que nosotros dejemos la palabra de Dios, para servir a las mesas. Buscad, pues, hermanos, de entre vosotros a siete varones… Y nosotros persistiremos en la oración y en el ministerio de la palabra”, Hch. 6:1-4.

Aún en medio de la abundancia pueden llegar las crisis. El texto comienza diciendo: “En aquellos días”, es decir seis años después de pentecostés, días de crecimiento, de unción y poder, días de un impresionante respaldo de Dios, en éstos días se presenta ésta dificultad en la iglesia, pero puede ser en la casa, en el trabajo, en la universidad, etc. Aunque una murmuración sea cierta, su naturaleza es dañina.

La palabra murmuración viene de un término gr. gongusmós que traduce también: murmullo, voz muy baja, queja, desacuerdo, conversación de descontento en privado. Y se añade la frase: “los griegos contra los hebreos”, pero ambos creyentes, y vemos una separación dentro del mismo cuerpo, y esto estaba afectando a la iglesia. Dios quiere una iglesia caminando en una misma visión: el establecimiento y extensión de su Reino.

Es fundamental tener como prioridad de vida, la comunión con Dios. Actividad no es sinónimo de espiritualidad. A veces pensamos que movernos mucho, indica vida espiritual. Aquí vemos que los apóstoles tienen una prioridad: la oración y la Palabra.

El vrs. 4 dice: “nosotros persistiremos en”, la palabra persistir de un término griego proskartereo significa además: perseverar, ser continuamente constante. Allí, en ése espacio de comunión con Dios, recibían: el poder y la sabiduría para dirigir la iglesia, eran fortalecidos contra los ataques del enemigo, la revelación de la doctrina apostólica, el consejo divino para atender las diversas situaciones de ésta gran iglesia.

Un espíritu fortalecido vencerá las dificultades y tentaciones del día. Al observar la Escritura vemos que los hombres y mujeres usados por Dios de manera especial, que glorificaron a Dios con sus vidas, tenían una vida devocional fuerte y constante, por ej: el rey David dijo: Dios, Dios mío eres tú; De madrugada te buscaré; Mi alma tiene sed de ti, mi carne te anhela”. El mismo Señor Jesús lo hacía: Levantándose muy de mañana,  siendo aún muy oscuro, salió y se fue a un lugar desierto, y allí oraba”.

El mundo ofrece muchas cosas que no agradan a Dios, y nos presenta obstáculos y tropiezos, y los podemos vencer fortalecidos en la presencia de Dios, José huyó de la mujer de Potifar, los tres jóvenes fueron protegidos en el horno de fuego, Daniel fue protegido por Dios en el foso de los leones, Cristo venció al tentador en el desierto, y por él podemos vencer hoy.

La comunión con Dios traerá resultados evidentes, (“Y crecía la palabra del Señor, y el número de los discípulos se multiplicaba grandemente en Jerusalén; también muchos de los sacerdotes obedecían a la fe”, Hch. 6:7). El crecimiento integral es manifiesto, hay vida espiritual, corazones arrepentidos y transformados, crecimiento en la iglesia y en la labor que desarrollemos.

Cada día que pasaba se añadían personas a la iglesia, porque a causa de la presencia de Dios los corazones eran impactados. Cuando tenemos comunión con Dios, no es necesario decirlo, pues los demás lo notarán, por ej: Moisés cuando descendía del monte Sinaí, su rostro resplandecía.   

Veremos la victoria sobre la oposición. Los sacerdotes, eran fariseos y por tanto se oponían a la fe en Jesucristo el Señor, pero aquí dice que “muchos obedecían a la fe”. Cuando tenemos comunión con Dios, los enemigos terminan buscando al Señor y los que se oponen terminan ayudando.

Procura mantener tu comunión con Dios, porque él se encarga de tus enemigos. Dios quiere manifestar su poder en medio de su pueblo, porque ésta es característica de nuestro Dios, él es Todopoderoso, es Sobrenatural. La comunión con Dios te llevará a nuevos niveles y lo sobrenatural comenzará a suceder a través de ti…

Reflexión final: Nuestra comunión con Dios es fundamental, es vital. Las crisis deben impulsarnos a intensificar nuestra comunión con el Señor, pues pueden ser un llamado de Dios a la intimidad. La comunión con Dios da la fortaleza para vencer y alcanzar el propósito de Dios en nuestras vidas, renueva y cuida tu comunión con Dios.

 Te invitamos a leer: “LA SEÑAL DEL ALFARERO Y EL BARRO”.

SUSCRÍBETE GRATIS y recibe nuestras actualizaciones en tu e-mail, HAZ CLICK AQUÍ 

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria   

para Estudios y sermones. Autorizado para ser publicado simultáneamente en Mensajes y sermones para predicar y Web Recursos Cristianos.    

 

Esta entrada fue publicada en categoria. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s