Cristo repara el impacto del pecado en la humanidad

Sin títuloRomanos 5:12. El término hombre se refiere a Adán, al ser éste el representante de toda la humanidad (por cuanto sería su descendencia) todos los hombres en él pecaron. La consecuencia del pecado es la muerte, entonces la muerte pasó o se transmitió a todos los hombres.

Rom. 5:13-14. Desde Adán hasta Moisés, el pecado estuvo presente en el mundo. Pero estas generaciones no contaban con normas específicas como las que se dieron en el monte Sinaí (por eso una de los beneficios de la Ley es hacernos conscientes del pecado, y por tanto aparece la profunda necesidad de acercarnos a Dios)…

La muerte vino sobre todos como efecto del pecado, incluso sobre que aquellos que no pecaron como Adán. Éste texto (Rom. 5:14) presenta a Adán como figura del que había de venir, haciendo referencia a Cristo, quien es llamado luego “el postrer Adán”.

El contraste entre el impacto de Adán y Cristo: Rom. 5:15-19.    

Por la desobediencia de Adán la muerte se transmitió a todos los hombres, pero “mucho más” poderosa es la gracia en Cristo Jesús. La muerte es el resultado de la transgresión del hombre, mientras que la gracia es la acción misericordiosa gratuita de Dios.

A causa del pecado la muerte reinó, pero “mucho más” (frase que destaca el contraste) reinarán en vida los que reciben la gracia y el don de la justicia.  Recordemos aquí que la gracia hace referencia a un don o regalo inmerecido y la justicia es aquella que nos es otorgada por la fe en la perfecta obra de Cristo en la cruz.

Así como por la desobediencia de un hombre vino la condenación, por la justicia u obediencia de uno vino la justificación a todos los hombres, es decir la obediencia de Jesús alcanza a todos los afectados  por la desobediencia del primer hombre.

El primer Adán falló guiado por su ego, y el postrer Adán: Cristo venció (por cuanto se sometió a Dios, se despojó para hacer la voluntad del Padre) y logró para nosotros multitud de beneficios.

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.

Te invitamos a leer: “MOISÉS NO PUDO ENTRARA A LA TIERRA DE CANAÁN”. 

SUSCRÍBETE GRATIS y recibe nuestras actualizaciones en tu e-mail, HAZ CLICK AQUÍ  

Esta entrada fue publicada en categoria, devocionales. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s