LA TRANSFIGURACIÓN DE JESÚS

123Que tremenda fue la conversión de Saulo de Tarso, el celoso fariseo, perseguidor de la iglesia de Cristo, pero cuando se encontró con Jesús, dijo: “¿Señor, que quieres que yo haga?”, y luego Pablo llevó el evangelio por varios países de Asia y Europa el resto de su vida. Éste hombre fue transformado por Dios… Un encuentro con la gloria de Dios inevitablemente nos transforma (transfigura)… 

LA TRANSFIGURACIÓN DE JESÚS

“Pero os digo en verdad, que hay algunos de los que están aquí, que no gustarán la muerte hasta que vean el reino de Dios. Aconteció como ocho días después de estas palabras, que tomó a Pedro, a Juan y a Jacobo, y subió al monte a orar. Y entre tanto que oraba, la apariencia de su rostro se hizo otra, y su vestido blanco y resplandeciente”. Lucas 9:27-29.

La comunión con Dios nos transforma. Cuando el Reino de Dios se establece en un corazón, en una ciudad o en una región, hay una transformación. En el vrs. 27 Jesús ha dicho que algunos de ellos iban a ver el Reino de Dios antes de morir (algunos creen que para ver y participar del Reino de Dios, hay que morir primero, pero no es así). Jesús llamo a sus tres discípulos más cercanos, los que compartían con él momentos muy íntimos, y fueron testigos del Reino.

 El resplandor espiritual es el resultado de la comunión con Dios.  El A.T. nos enseña que cuando Moisés descendía del monte Sinaí, después de estar con Dios, su rostro resplandecía En tiempos de Jesús, los escribas y fariseos no tenían ése resplandor, porque la religión no transforma al hombre.

La gloria de Dios nos transforma (“he aquí dos varones que hablaban con él, los cuales eran Moisés y Elías, quienes aparecieron rodeados de gloria,”, Lc. 9:30-32). La palabra gloria en hebreo traduce: honor; honra; gran cantidad; multitud; riqueza; reputación; majestad; esplendor, importancia, peso; y en griego traduce: esplendor, grandeza, magnificencia, brillo. La Gloria de Dios es la manifestación grandiosa, poderosa, magnifica de su presencia.

La gloria es de Dios, pero hace partícipe al hombre. Veamos el texto nos dice: “Moisés y Elías aparecieron rodeados de gloria” y “vieron la gloria de Jesús”, porque la gloria es de Dios (le pertenece a Dios), pero Dios delega porciones de gloria en sus hijos, por eso la Biblia dice: “¿Qué es el hombre,  para que tengas de él memoria, Y el hijo del hombre, para que lo visites? Le has hecho poco menor que los ángeles, Y lo coronaste de gloria y de honra. Le hiciste señorear sobre las obras de tus manos; Todo lo pusiste debajo de sus pies. (Sal 8:4-6).

Exponerse a la presencia de Dios o a su gloria, es exponerse a la transformación de Dios en nuestra vida, le ocurrió a Moisés en el Sinaí: Y la gloria de Jehová reposó sobre el monte Sinaí, y la nube lo cubrió por seis días; y al séptimo día llamó a Moisés de en medio de la nube. Y la apariencia de la gloria de Jehová era como un fuego abrasador en la cumbre del monte, a los ojos de los hijos de Israel”.

Esa transformación la ha diseñado también Dios para nosotros, pues ya en el N.T. la Escritura lo declara: “Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor”, 2 Cor. 3:18, la palabra transformación viene del gr. metamorfoo, raíz de nuestra palabra metamorfosis: proceso compuesto por varias etapas de formación de un estado larvario a la adultez.

El texto dice: “de gloria en gloria”, otras versiones dicen: “con gloria creciente”; “cada vez más gloriosos”; “cada vez tenemos más de su gloria”; “cada día con mayor resplandor”, indicando que vamos de un nivel de gloria a otro, la meta es la misma imagen del Señor, participando el Espíritu Santo en ésta labor.

Reflexión final: Dios ha planeado que nuestra vida sea un continuo crecimiento, Dios ha enviado a su Hijo para mostrarnos el camino, Dios ha enviado su Espíritu Santo para que sea nuestro consolador, maestro y guía, Dios nos ha dado su poderosa palabra y nos llama a caminar con él, y en ése andar seremos transformados, de gloria en gloria… Dios quiere traer cambios a tu vida, cosas nuevas, búscalo y déjalo actuar en ti.

Te invitamos a leer: “VINO NUEVO EN ODRES NUEVOS”. 

SUSCRÍBETE GRATIS y recibe nuestras actualizaciones en tu e-mail, HAZ CLICK AQUÍ 

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria   

para Estudios y sermones. Autorizado para ser publicado simultáneamente en Mensajes y sermones para predicar y Web Recursos Cristianos.    

Esta entrada fue publicada en categoria. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s