Dios Sostiene y Fortalece a sus Siervos

Sin títuloServir a Dios es un honor, es él mismo quien nos capacita y fortalece ante éste desafió. Ante la decisión de servir al Señor, las dificultades y la aposición aparecen, y allí somos forjados y equipados para ir por cosas mayores en Dios…

Dios es quien juzga, 1 Corintios 4:1-5.

“Téngannos los hombres por ministros de Cristo, y administradores de los misterios de Dios. Ahora bien, se requiere de los administradores, que cada uno sea hallado fiel. Yo en muy poco tengo el ser juzgado por vosotros, o por juicio humano; y ni aun yo mismo me juzgo. Porque de nada tengo mala conciencia, mas no por eso soy justificado; pero el que me juzga es el Señor. Así que, no juzguéis nada antes de tiempo, hasta que venga el Señor, el cual también traerá a luz lo encubierto de las tinieblas, y manifestará las intenciones de los corazones; y entonces cada uno tendrá de Dios la alabanza.”

Es muy importante como ministros del Señor mantener claro y presente el concepto de servicio, pues somos siervos de Dios, no señores de su iglesia, y al mismo tiempo tenemos la responsabilidad de administrar revelación y poder de Dios, privilegio y responsabilidad que requiere fidelidad.

Al ser el ministerio una comisión de Dios Pablo rechaza el juicio o condenación de los hombres, ya que sólo el Señor es el juez verdadero, quien a su tiempo juzgará todas las cosas hasta las intenciones más ocultas y entonces cada uno recibirá su alabanza de Dios.

La humildad es una fortaleza en el ministerio, 1 Corintios 4:6-9.

Mediante varias preguntas Pablo confronta el corazón de los corintios por su orgullo partidista, eran los que formaban grupos, y por su autosuficiencia espiritual (algunos se consideraban suficientemente maduros y espirituales de manera que ya no necesitaban a Pablo ni a otros ministerios).

El término “espectáculo” nos recuerda a los criminales condenados o soldados prisioneros de alguna batalla que eran llevados al circo para que se enfrentaran a las fieras, situación de la muy rara vez alguien se salvaba.

El ministerio redefinido, 1 Corintios 4:10-13.

El apóstol sigue utilizando la ironía para procurar la reflexión en los corintios. Por eso utiliza una serie de términos y contrastes con el objetivo de corregir la perspectiva de los creyentes respecto al ministerio. Con estas expresiones Pablo nos hace ver que en muchas ocasiones los apóstoles eran calumniados y despreciados, aunque sólo procuraban el bien. Esto es una parte del ministerio, el Señor Jesús lo vivió también.

Pablo amonesta a los corintios como hijos espirituales, 1 Corintios 4:14-17.

Pablo se dirige a los corintios como un padre lo hace hacia sus hijos. Les recuerda que aunque ellos tenían quienes supervisaran su vida espiritual era él quien los había llevado al Señor por medio del evangelio, siendo además el fundador de la iglesia tenía la autoridad para hablarles como un padre lo hace con un hijo.

Es muy interesante la frase que usa el apóstol: “os ruego que me imitéis”. Pablo era de aquella clase de maestro que enseñaba mucho más con su ejemplo que con sus palabras. El mismo Timoteo daba evidencia del correcto proceder en Cristo del apóstol no sólo con ellos sino en todas partes y en todas las iglesias.

El orgullo es mal consejero, 1 Corintios 4:18-21.

Algunos en Corinto estaban “envanecidos”. Traducción de la palabra griega “fusioo” que además significa: orgulloso, inflado, engreído, arrogante. Entonces estaban llenos de orgullo e inflados de arrogancia y autosuficiencia menospreciando el ministerio y la autoridad del apóstol Pablo.

Pablo los hace reflexionar mediante la pregunta: ¿vara o amor? Muchos estaban dejándose llevar por las palabras, por las reflexiones mal intencionadas y calumnias contra el apóstol Pablo. Con frecuencia participamos de la calumnia o murmuración contra otros, sin discernir los verdaderos motivos, las circunstancias y sin ser competentes para tratar el asunto, y por tanto pecamos participando y difundiendo lo incorrecto ante los ojos de Dios.

El orden en la iglesia es fundamental:

La falta de discernimiento aprueba lo que Dios condena, 1 Corintios 5:1-5.

“Se oye por todas partes que hay entre vosotros fornicación, y tal fornicación cual ni aun se nombra entre los gentiles; tanto que alguno tiene la esposa de su padre. Y vosotros estáis envanecidos, en vez de haberos entristecido, para que el que cometió tal acción fuese quitado de entre vosotros. Porque yo ciertamente, como ausente en cuerpo, más presente en espíritu, ya he juzgado como si estuviera presente al que tal acción ha cometido. En el nombre de nuestro Señor Jesucristo, congregados vosotros y mi espíritu, con el poder de nuestro Señor Jesucristo,  el tal sea entregado a Satanás para la destrucción de la carne, para que el espíritu sea salvo en el día del Señor Jesús”

En la iglesia de Corinto había un reconocido caso de incesto, y los cristianos aprobaban el asunto sin detenerse a juzgar dicha situación. La Biblia Peshitta en español traduce la segunda parte del versículo uno así: “a tal extremo que un hijo toma a la esposa de su padre” tal vez su padre se había divorciado, o había muerto. El incesto era prohibido por la Ley de Dios (Levítico 18:8) y por la ley romana.

La iglesia estaba “envanecida” en vez de lamentarse. Es decir Pablo esperaba (al igual que Dios) que ellos hubiesen juzgado tal situación pidiendo perdón al Señor por aquella situación y estableciendo el orden debido en la congregación. La iglesia no puede impedir todo el mal, pero sí debe tener orden. Las palabras del apóstol traen dirección para tomar decisiones al respecto.

La expresión “el tal sea entregado a Satanás” seguramente hace referencia a la entrega del hombre al mundo y su sistema pecaminoso. Recordemos que debía ser excluido de la iglesia. La frase “para destrucción de la carne” podemos entenderlo como el resultado doloroso y las tristes consecuencias propias del pecado. Así vemos entonces que el cuerpo experimenta el castigo del pecado constante.

La maldad debe ser erradicada desde el comienzo para evitar su propagación, 1 Corintios 5:6-8.

Así como la mala hierba se expande cuando se le permite, o como la enfermedad progresa cuando no se le atiende, el pecado se propaga y contamina afectando a la comunidad. La vida nueva en Cristo implica o conlleva una vida limpia.

La expresión “vieja levadura” hace referencia a la vida pasada, aquella sin Cristo, donde éramos impulsados por la malicia y la maldad. Pero ahora en Cristo debemos todos procurar verdad y sinceridad. Hablamos de un testimonio de vida coherente con la fe que profesamos, y el Cristo que vive en nosotros. Su actitud y comportamiento frente a ese caso no era consecuente con el mensaje de Cristo.

El cristiano es llamado a ser luz en medio de las tinieblas, 1 Corintios 5:9-13.

Es inevitable que el cristiano tenga contacto con el mundo por las actividades propias de la vida cotidiana, de lo contrario tendría que salir del planeta. El apóstol mismo aclara el asunto y dice: “no os juntéis con ninguno que llamándose hermano”. Esto nos permite concluir que aquella persona no estaba para nada arrepentida y continuaba en su pecado y de manera indirecta lo promovía dentro de la comunidad cristiana.

El apóstol deja claro que es el Señor quien se ocupa de los que están afuera, pero la iglesia debe ocuparse de los que están adentro. Es muy importante una buena comunión con Dios y el discernimiento que nos da el Espíritu Santo para juzgar correctamente las diversas situaciones que se presentan en la iglesia y en la vida personal de cada creyente.

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria. Dios sostiene y fortalece a sus siervos. 

Te invitamos a leer: “CÓMO SEGUIR A JESÚS SIN DESMAYAR”

SUSCRÍBETE GRATIS y recibe nuestras actualizaciones en tu e-mail, HAZ CLICK AQUÍ   

Esta entrada fue publicada en categoria, devocionales y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s