El Apóstol Pablo Enseña respecto al Matrimonio

1INSTRUCCIONES RESPECTO AL MATRIMONIO. Según 1 Corintios 7. 

El matrimonio es un deber para quienes no tienen don de continencia, 1 Corintios 7:1-2, 8-9.

El apóstol Pablo expone el celibato (estado de aquellos que no se casan) como bueno, pero no obligatorio. El matrimonio es un estado que previene o guarda a la pareja de la inmoralidad sexual (fornicación). El término “fornicaciones” en plural probablemente nos deja ver que era un caso repetido en la iglesia de Corinto. Ante todo esto Pablo sugiere casarse que exponerse al fuego de la inmoralidad sexual.

Debemos tener presente que el matrimonio es diseño de Dios y él no creó a Adán solamente, también creó a Eva, por tanto debemos reconocer que el matrimonio es bendición de Dios. Las instrucciones de Pablo tenían que ver con las circunstancias específicas a la iglesia de Corinto, y que por supuesto nos son de gran utilidad hoy…

El matrimonio cubre las necesidades de cada cónyuge, 1 Corintios 7:3-5.

En matrimonio es una unión entre un hombre y una mujer, ellos se hacen uno sólo (unidad que requiere amor y sabiduría). Esta unión involucra obligaciones mutuas y derechos conyugales. La unidad como resultado del amor llevará a cada cónyuge al cumplimiento de sus responsabilidades y así derrotar las tentaciones del diablo.

El celibato es un asunto de preferencia personal, 1 Corintios 7:6-7.

La decisión de casarse es personal y no es cuestión de obligación. Lo más importante es la dirección del Señor, según el don que cada uno ha recibido de Dios. La decisión de no casarse es personal y particular, por supuesto basada ésa decisión al tener el don de continencia (es decir la capacidad de contener el impulso sexual).

La voluntad de Dios es la unión para siempre, 1 Corintios 7:10-11.

En éstas palabras de Pablo por el Espíritu Santo vemos una vez más que la voluntad del Señor es que el matrimonio sea para toda la vida. Podemos recordar también las palabras de Jesús quien dijo: “Lo que Dios juntó, no lo separe el hombre”.

Instrucciones cuando en la pareja uno se convierte al cristianismo y el otro no, 1 Corintios 7:12-16.

Es interesante ver que en el Antiguo Testamento Dios demandaba repudiar al inconverso, sin embargo aquí Dios nuevamente reafirma la norma de no separarse. Esto trae beneficios como protección del Señor para la familia y la oportunidad de facilitar el camino a la conversión del no creyente.

Es necesario ser fieles al llamado de Dios, 1 Corintios 7:17-24.

A través de éstas palabras y ejemplos el apóstol Pablo nos recuerda que la norma o regla en cualquier ámbito es ser fiel al llamado de Dios. Lo importante es que cada cristiano siga el llamamiento que el Señor le hace. Cuando Pablo dice que lo importante es “guardar los mandamientos de Dios” entonces nos recuerda que la fe salvadora mediante la fe debe llevarnos a la obediencia, al amor y servicio al Señor.

Una opinión personal de Pablo, 1 Corintios 7:25-35.

El apóstol expone algunas razones que benefician al no casado:

  • La vida cristiana enfrenta presiones en un mundo adverso y difícil, entonces ¿por qué asumir una responsabilidad y desafío más a través del matrimonio?
  • En aquel momento el apóstol expone que el Señor está cerca y por tanto la apariencia de ése mundo pasaría y vendría un nuevo tiempo (él tiene en perspectiva la segunda venida del Señor Jesucristo).
  • Expone también que el matrimonio distrae o no facilita ocuparse de las cosas del Señor.

Es muy importante tener en cuenta que Pablo dice en el versículo 35: “no tengo mandamiento del Señor, pero doy mi parecer, como quien ha alcanzado misericordia del Señor para ser fiel”. No debemos descuidar la familia, sino con la sabiduría del Señor acercarlos a él para juntos glorificar y servir a Dios.

Respecto a los padres y a las viudas, 1 Corintios 7:36-40.

Debemos tener en cuenta que en aquel tiempo era el padre quien organizaba y dirigía el matrimonio de su hija. Quien decidía en aquel entonces que su hija no se casara hacia bien. El celibato no es una condición más santa que el matrimonio, pero si facilitaba el servicio al Señor según expone Pablo.

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.

Te invitamos a leer: “LA PODEROSA ORACIÓN DE JABES”.  

SUSCRÍBETE GRATIS y recibe nuestras actualizaciones en tu e-mail, HAZ CLICK AQUÍ    

Esta entrada fue publicada en categoria. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s