Dios cuida a su iglesia

2Dios cuida a su iglesia 

“Pablo, apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios, y el hermano Timoteo, a la iglesia de Dios que está en Corinto, con todos los santos que están en toda Acaya: Gracia y paz a vosotros, de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo” (2 Corintios 1:1-2).

Pablo comienza expresando la iniciativa del creador respecto a su ministerio: “llamado a ser apóstol por la voluntad de Dios”. Sin duda es una expresión dirigida a los corintios que discutían y ponían en duda el derecho y autoridad del apóstol para hablar y dar instrucciones a la iglesia en Corinto… 

El término apóstol se traduce del griego “apostolos” que significa: enviado, delegado, mensajero. Es decir Pablo era un enviado por Dios mismo con un mensaje especial, delegado con poder y autoridad de Cristo. Pablo deja claro que no fue una iniciativa propia el ser apóstol sino que Dios lo llamó, ungió y capacitó para tal oficio divino.

La frase “iglesia de Dios” les recuerda y a nosotros también que la iglesia no es de ninguna denominación o persona, la iglesia fue comprada a precio de sangre (la de Jesucristo) por eso sólo le pertenece a Dios, y de manera única y sobrenatural cuida de ella.

Dios fortaleza nuestra en la tribulación (1:3-7)

Es muy importante destacar los títulos con los que Pablo presenta a Dios aquí: “Padre de misericordias” y “Dios de toda consolación” (versículo tres) pues nos hace recordar que Dios es Padre no sólo que corrige sino que es uno que comprende a sus hijos y tiene de ellos compasión. También es Aquel que en medio de la prueba y de la crisis consuela y por tanto fortalece al creyente.

Todo hijo de Dios vive diferentes etapas en su vida, unas de gozo y otras de formación, pero en todas ellas el Señor tiene cuidado de sus hijos. La consolación de Dios es comprensiva e intencional, pues en él tenemos ayuda y fortaleza en todo tipo de tribulación para que podamos fortalecer y animar a otros que también enfrenten tribulaciones.

Las aflicciones de Cristo (versículo cinco) nos habla de aquellos sufrimientos que vivió el Mesías haciendo la perfecta voluntad del Padre, y así como él fue fortalecido y consolado también nosotros en éste caminar de fe ante las dificultades seremos ayudados y fortalecidos por la mano de Dios.

Por Pastor Gonzalo Sanabria.

Te invitamos a leer: DEVOCIONAL “RECONCILIACIÓN ENTRE JACOB Y ESAÚ”

SUSCRÍBETE GRATIS y recibe nuestras actualizaciones en tu e-mail, HAZ CLICK AQUÍ  

Anuncios
Esta entrada fue publicada en categoria. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s