Pablo y el orden en la iglesia

Sin título1. Pablo por la autoridad y amor de Cristo juzgará todo asunto (2 Corintios 13:1-4).

 

  • El apóstol asegura que al llegar investigará con testigos (como enseña la Escritura) las acusaciones y diversas situaciones que se han presentado. Él mismo expresa que ha sido un tanto indulgente (es decir ha perdonado y/o ha tenido consideración), pero en ésta visita no lo será más…

 

  • En los versículos 3 y 4 Pablo expresa la fuerza y eficacia del ministerio apostólico como embajador de Cristo mismo, estas palabras afirman la inspiración y autoridad del apóstol, así pues rechazarlo a él era rechazar a Cristo.

 

 2. El apóstol habla a sus acusadores y les manda que se auto evalúen (2 Corintios 13:5-10).

  • El apóstol Pablo exhorta a sus adversarios en Corinto para que se examinen a sí mismos. Deben evaluar sí están en la fe ¿sus conductas son evidencias de la verdadera fe en Dios? ¿está Jesucristo en vosotros? Pregunta fuerte sin duda para quienes profesaban el nombre del Señor, pero cuyo corazón no era coherente con Aquel que predicaban.

 

  • Pablo oraba para que ellos hicieran lo bueno y fueran restaurados a la perfecta voluntad del Señor. Él no solicitaba a Dios venganza ni juicio contra ellos, pues sabía muy bien que debía vencer con el bien el mal. De hecho el apóstol era consciente de que la autoridad que el Señor le había dado era para edificación y no para destrucción.

 

 3. Consejos y despedida (2 Corintios 13:11-14).

 

  • En estas palabras finales el apóstol les deja cinco instrucciones muy importantes: “tened gozo” (el cual es fortaleza para el cristiano), “perfeccionaos” esto es reparar o restaurar, “consolaos” significa dar ánimo, “sed de un mismo sentir” es decir pensar lo mismo (actitud necesaria ante las divisiones que había al interior de la iglesia de Corinto) y “vivid en paz” consejo para derribar las contiendas, envidias y murmuraciones que habían allí.

 

  • Es muy interesante ver en el versículo catorce la referencia a la trinidad y a la obra de cada una de sus personas divinas: La gracia del Señor Jesucristo (haciendo referencia a la salvación que recibimos por la fe en él), el amor de Dios (el cual nos recuerda Juan 3:16 donde nos dice que por amor dio a su Hijo unigénito), y la comunión del Espíritu Santo sea con vosotros (palabras que nos recuerdan la importancia de conocer y caminar con el bendito Consolador).

Por Pastor Gonzalo Sanabria.

Te invitamos a leer: “JUICIO, PADECIMIENTO Y CRUCIFIXIÓN DE JESÚS”

SUSCRÍBETE GRATIS y recibe nuestras actualizaciones en tu e-mail, HAZ CLICK AQUÍ  

 

.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en categoria. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s