(Pastores Gonzalo y Andrea Sanabria)

INTRODUCCIÓN: Llegó un ciervo a una fuente cristalina de aguas, y vio en la limpia superficie de ellas sus largas y delgadas piernas a la vez que sus hermosos cuernos. “Verdad es lo que de mí dicen las gentes”, exclamó; “¡supero a todos los demás animales en gracia y en nobleza! ¡Qué majestuosamente se levantan mis cuernos! Pero, ¡qué feos y qué delgaditos son mis pies! “¡Pies, ¿para qué os quiero…?”, En esto vio salir del bosque un león, y en dos saltos se puso fuera del alcance de su adversario, y corriendo por una espesura, sus cuernos se enredaron en la maleza, y el león le dio alcance y lo devoró. Los pies, que tanto despreciaba antes lo salvaron; pero los cuernos, en que tanto orgullo tenía, lo hicieron fracasar. No te ensoberbezcas por los dones que en ti hay, ni desprecies lo que parece más humilde. Dios siempre tiene la razón…

FUNDAMENTOS DEL MINISTERIO

I EL MINISTERIO Y EL SERVICIO

  • Definición: ministerio del gr. diakonia = servicio, quehacer, oficio y obra del siervo o ministro.

  • Todos servimos a Dios:
    • Nos ha sido encomendado el ministerio de la reconciliación, 2 Cor. 5:18-20.
    • En nuestras diferentes labores servimos a Dios, Col. 3:22-25.

  • Hay llamados específicos (Ej. Los apóstoles del Cordero, los profetas del A.T. y los ministerios neo testamentarios = Ef. 4…).

II DIOS ES QUIEN HACE EL LLAMADO Y QUIEN RECOMPENSA

  • Dios es soberano (Él establece quien, cuando, como y donde), Heb. 5:1-6.

    Nota: El pasaje cita a Aarón y a Jesús, enseñándonos cosas como:

    • No se llamaron a sí mismos, Dios los llamó.
    • No fue en el tiempo de ellos, sino en el tiempo del Padre.
    • El servicio al Señor es una honra, y debe glorificar a Cristo.
    • El servicio no es cuestión de jerarquías humanas, sino de propósitos divinos (Aarón ministro del tabernáculo terrenal, Cristo ministro del tabern. celestial).

        

  • Dios recompensa el constante servicio por amor, Heb. 6:10-12.

    Nota: un servicio diligente, excelente, puntual, bondadoso, altruista, honesto, sujeto, con el mismo amor del principio…

III LAS FASES DEL MINISTERIO

  • Todo llamado de Dios implica un proceso (etapas o fases), y por tanto requiere tiempo, 1 Tim. 3:6.

  • Consideremos estas fases en el caso de José, hijo de Jacob:
  • El llamado: Gen. 37: 2, 6-11.

  • La preparación o equipamiento: fue esclavo y luego estuvo en la cárcel, allí desarrolló los dones y fue formado su carácter. (interpretación de sueños y administración, desarrolló la integridad, la sujeción, el perdón, la perseverancia, la humildad, etc.)
  • La separación: 17 años después, Dios lo pone como autoridad en Egipto, Gen. 41: 14, 37-43, 46.

Conclusión:

La historia del alfarero y el barro… seleccionado, pisado, moldeado, horneado, y decorado, y finalmente destinado para diferentes usos, hasta vasijas elegantes para decorar castillos y palacios… es necesario que seamos barro moldeable en sus manos y Él pondrá cada día más de su gloria en nosotros…


Te invitamos a leer los siguientes artículos:


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s