(Pastores Gonzalo y Andrea Sanabria)

Introducción: Durante la historia de la humanidad ha existido en el hombre el deseo de usar “cualquier poder” para superar a los demás, o derrotarlos. También el deseo de conocer su futuro. Esto ha llevado al ser humano a entrar en contacto con el mundo demoniaco y realizar acciones que Dios aborrece…

OCULTISMO Y MALDICIONES

“No sea hallado en ti quien haga pasar a su hijo o a su hija por el fuego, ni quien practique adivinación, ni agorero, ni sortílego, ni hechicero, ni encantador, ni adivino, ni mago, ni quien consulte a los muertos. Porque es abominación para con Jehová cualquiera que hace estas cosas, y por estas abominaciones Jehová tu Dios echa estas naciones de delante de ti”. DEUT. 18:10-12.

I DEFINIENDO LOS CONCEPTOS:

  • El ocultismo hace referencia a aquellas prácticas misteriosas, cuya fuente de poder viene del mundo espiritual satánico.
  • Adivino, agorero, sortílego, hechicero, ni quien consulte a los muertos.

    Nota: Todas estas prácticas requieren la participación de poderes demoniacos, pero el diablo quiere que la gente no se entere de esta verdad, presentando un lado “bueno”, por eso habla de “magia blanca”, “santería”, “astrología”, “hipnotismo”, “la sanidad por los gregorianos”, “trabajos para la buena suerte”, etc.

  • Una maldición es la expresión del deseo de mal para otro, o es la expresión de un juicio por el pecado.

    Nota: la maldición reduce al que la recibe a un estado de impotencia, como si estuviera amarrado, siendo incapaz de impedir sus efectos, puede venir a través de la hechicería o por quebrantar la ley de Dios…

II El SER HUMANO Y EL MUNDO ESPIRITUAL:

  • Podemos identificar cuatro clases de espíritus:
    • Ángeles al servicio de Dios
    • Espíritus humanos
    • Dios mismo
    • Espíritus demoniacos
    • Los espíritus inmundos buscan ingresar en las personas y llevarlas a la destrucción, Mr. 9:20-27.

      “Y se lo trajeron; y cuando el espíritu vio a Jesús, sacudió con violencia al muchacho, quien cayendo en tierra se revolcaba, echando espumarajos. Jesús preguntó al padre: ¿Cuánto tiempo hace que le sucede esto? Y él dijo: Desde niño. Y muchas veces le echa en el fuego y en el agua, para matarle; pero si puedes hacer algo, ten misericordia de nosotros, y ayúdanos. Jesús le dijo: Si puedes creer, al que cree todo le es posible. E inmediatamente el padre del muchacho clamó y dijo: Creo; ayuda mi incredulidad. Y cuando Jesús vio que la multitud se agolpaba, reprendió al espíritu inmundo, diciéndole: Espíritu mudo y sordo, yo te mando, sal de él, y no entres más en él. Entonces el espíritu, clamando y sacudiéndole con violencia, salió; y él quedó como muerto, de modo que muchos decían: Está muerto. Pero Jesús, tomándole de la mano, le enderezó; y se levantó”.

    Nota: En este texto podemos ver varias cosas importantes:

    • Derribó al suelo al muchacho y lo revolcaba,
    • Llevaba varios años en esa situación (“desde niño”)
    • Éste espíritu quería destruir al joven (“para matarle”)
    • El espíritu salió de manera evidente (“clamó y lo sacudió”)
    • Puertas de entrada: con éste término designaremos las acciones que le permiten a los espíritus inmundos entrar o afligir a las personas.

      • Herencia: Éx. 20:5. (por pecados de nuestros antepasados = pactos o rezos de consagración, ritos de consagración generacionales…). 
      • Pecados sexuales: Lev. 20:10-17. (inmoralidad sexual).
  • Cualquier participación en el ocultismo: adivinación, astrología, magia y hechicería (formas de la brujería), consultas a los muertos, la nueva era (yoga, juegos y juguetes ocultistas), santería, música rock, etc.
  • Las maldiciones.

  • Consecuencias:
    • El juicio de Dios (por maldiciones por el pecado)
    • Ruina, enfermedad, opresión demoniaca, suicidio.
    • Mayores grados de perversión.
    • Tortura emocional, física y “sentimiento de doble personalidad”…

III ¿QUÉ DEBEMOS HACER?

  • Limpiar nuestra vida,

Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad” 1 Jun. 1:9.

Nota: Gracias a Dios, el Señor pone a disposición nuestra Su perdón, el poder de su sangre, su Palabra que limpia. Así que debemos pedirle perdón a Dios por nuestros pecados.

  • Aplicar los pasos para la liberación:
    • Defina las puertas de entrada (pecados que posiblemente dieron lugar para que espíritus inmundos ingresarán o vinieran a afligir).
    • Arrepentimiento y confesión del pecado, pidiendo a Dios perdón…
    • Echar fuera todo espíritu inmundo que haya entrado por esos pecados, ejerce con fe la autoridad de Dios.
    • Apartarse del pecado y saturar la vida con la Palabra de Dios.

Conclusión: Para esto apareció el Hijo de Dios para deshacer las obras del diablo, Jesús dedicó buen tiempo de su ministerio a la liberación y quiere su gloria y su poder a nuestro favor.

Te invitamos a leer los siguientes artículos:

  1. LA UNCIÓN DEL ESPÍRITU SANTO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s